Martin Birch
Martin Birch

De Deep Purple a Iron Maiden: Martin Birch, el personaje detrás de buena parte del hard rock y el heavy metal

Entre las décadas de 1970 y 1980, el productor e ingeniero británico –recientemente fallecido– estuvo detrás de incontables discos clásicos. Aquí recordamos algunas de las producciones donde participó.

En 1983, Martin Birch explicó a la revista Best que la única forma de sacar lo mejor de una banda era conociéndola a fondo. De lo contrario, se corría el riesgo de terminar con trabajos superficiales. “Los resultados siempre son brillantes, excelentes en el momento, pero luego te das cuenta que los verdaderos colores de la banda no han salido y el álbum pierde rápidamente su prestigio”, dijo.

A lo largo de su trayectoria, el recordado productor británico, quien falleció el pasado domingo a los 71 años de edad, fue reconocido por su prolongada asociación con agrupaciones legendarias como Iron Maiden, Black Sabbath, Deep Purple, Rainbow o Whitesnake. De esta manera, se convirtió en una pieza clave del hard rock y el heavy metal entre las décadas de 1970 y 1980.

Tras la noticia de su partida, David Coverdale –vocalista de Whitesnake– lo recordó así en su cuenta de Twitter: “Con un profundo dolor, acabo de verificar que mi querido amigo y productor, Martin Birch, falleció. Martin fue parte importante de mi vida, ayudándome desde la primera vez que nos conocimos hasta que grabamos el Slide It In (1984). Mis condolencias a la familia, amigos y fans”.

Martin Birch perteneció a ese grupo de productores e ingenieros legendarios que se convirtieron en un integrante más de las bandas con las que trabajaron. Así, tenemos a George Martin y The Beatles, Rick Rubin y Slayer, Robert “Mutt” Lange y City Boy, o Nigel Godrich y Radiohead. En esta nota, te presentamos algunos discos emblemáticos en los que dejó huella.

Fleetwood Mac Then Play On
(1969)

Antes de imponer su sello personal en la movida del heavy metal, Birch empezó desempeñándose como ingeniero de sonido para grupos como Fleetwood Mac. Llegó a trabajar con ellos en su tercer álbum, Then Play On, por lo que compartió ideas con Peter Green (miembro fundador que falleció hace algunas semanas). Continuó así hasta 1973, cuando coprodujo el séptimo trabajo de la agrupación, Penguin; y luego Mystery to Me (1974).


Deep PurpleDeep Purple in Rock
(1970)

Trabajó con Deep Purple en once álbumes, desde Concerto for Group and Orchestra (1969) hasta el disco en vivo de 1977, Last Concert in Japan. En prácticamente todos participó como ingeniero de sonido, a excepción de aquellos donde también fue productor: Stormbringer (1974), Come Taste the Band (1974) y Last Concert in Japan. Pero para esta selección nos quedamos con Deep Purple in Rock, de 1970. En ese álbum, Birch sorprendió a la banda con su labor en el tema “Hard Lovin’ Man”, por lo que fue acreditado como “catalizador”.


RainbowRitchie Blackmore’s Rainbow
(1975)

Tras su salida de Deep Purple, el guitarrista Ritchie Blackmore reclutó a Burch para que produzca –junto a él y Ronny James Dio– el disco debut con su nueva banda, Rainbow. Ese fue el inicio de una larga relación con esta agrupación, ya que luego se encargó de la producción, ingeniería de sonido y mezcla de los siguientes álbumes: Rising (1976), On Stage (1977), Long Live Rock N’ Roll (1978), y la colección Finyl Vinyl (1986).


Black SabbathHeaven and Hell
(1980)

Como miembro de Rainbow, Ronny James Dio tuvo la oportunidad de trabajar junto a Birch. Por ello, cuando se convirtió en el nuevo vocalista de Black Sabbath, sugirió su nombre para que se encargue de producir Heaven and Hell. Pero este disco, el primero de la banda sin la participación Ozzy Osbourne, no fue el único que tuvo a su cargo. Además, Birch fue productor e ingeniero de sonido del siguiente trabajo: Mob Rules (1981).


WhitesnakeSaints & Sinners
(1982)

Ya consolidado como productor, e incluso conocido con el apodo de “The Headmaster”, Birch forjó un fuerte vínculo con David Coberdale, líder de Whitesnake. De este modo, trabajaron juntos desde el EP debut de la banda, Snakebite (1978), hasta su disco de estudio, Slide It In (1984). Y fue bajo su mirada que nacieron baladas atemporales como “Here I go again”, estrenada en el álbum Saints & Sinners; aunque esta no alcanzó el éxito mundial hasta 1987, cuando fue regrabada para el disco que llevó el mismo nombre de la agrupación.


Iron MaidenThe Number of the Beast
(1982)

Este fue el álbum con el que Bruce Dickinson se estrenó como cantante de la banda. Para Birch, la presencia del nuevo vocalista abrió un abanico de posibilidades líricas, y así lo explicó en una entrevista. “Sencillamente no creo que [el anterior cantante Paul Di’Anno] fuera capaz de cantar algunas de las líneas que Steve Harris [bajista y compositor] tenía en mente», dijo. Con Iron Maiden, Martin colaboró en nueve discos: desde Killers (1981) hasta Fear of the Dark (1992), el noveno de la agrupación, pero también el último de su carrera como productor.

Para mí, Martin Birch fue un mentor que transformó completamente mi forma de cantar.

Bruce Dickinson, vocalista de Iron Maiden