Lorena Blume – 15 Días de Canciones

Lorena Blume
7

Quince días pueden parecer muy poco tiempo, pero en el caso de Lorena Blume han representado toda una transición. Desafiando al calendario, la cantautora peruana ha editado su nuevo disco de larga duración, 15 Días de Canciones; donde marca distancia –musical y temporal– de su debut Cuchara Chueca (2018), aunque sin dejar de lado su vocación por contar historias. Su propia historia.

Sin toda la instrumentación empleada en su elepé previo, Blume ha requerido ahora de una guitarra, un piano y su voz para narrarnos estas microhistorias; quince canciones en formato lo-fi, convertidas en sencillos y lanzadas en días consecutivos. Las escuchamos y revisamos una por una.

  1. “Parece que ya no”: Como señala la artista, es “una especie de mantra” a guitarra y voz. Un canto a la incertidumbre amorosa.
  2. “Mientras tanto”: También mínima en su ejecución, pero no por ello simple. La progresión de acordes le abre camino a los versos que relatan un eterno retorno. “Mientras tanto te decía que esta era una gran melodía, pero yo me la he olvidado por quedarme un rato a tu lado”.
  3. “Pan dulce”: Una oda al romance en clave bossa. El coro en sí mismo es un hook.
  4. “Para joder”: Punto alto del disco. El tema es introducido a través de un piano, mientras que la voz describe una autocrítica emocional: “Pudimos resolver las dudas, sí, volvernos a ver; pero cada tanto meto un poco los pies”. Todo en casi un minuto y medio.
  5. “La canción más cruel”: Un riff en guitarra acústica estructura, en loop, estructura una historia sobre el egoísmo.
  6. “La tonta”: Otro breve mantra.
  7. “Mi personalidad”: Un a capella intenso y necesario. Contiene una de las mejores –sino es la mejor– melodías vocales del disco.
  8. “El agua que llevo adentro”: Segundo gran momento del álbum. Un track sobre el reconocimiento personal, tanto físico como emocional. “Mientras otro mes me da la vuelta, ya me cansé”.
  9. “Remar una canción”: Un poema sobre el dejar ir en cuatro acordes.
  10. “Seguridad”: La alarma de un automóvil y un a capella como interludio.
  11. “Reventándote olas”: Notable, desde el juego lírico hasta la mayor complejidad musical aplicada.
  12. “Mucho más”: Claro ejemplo del carácter improvisado del disco, gracias a un arpegio simple, una línea vocal clara y el ruido ambiente de fondo. “Para qué te vas, si sabes que te ahogas, si no está el mar reventándote olas”.
  13. “Te están abrazando”: El corte de mayor duración y optimismo dentro de 15 Días.
  14. “Mi propio lago”: Nuevamente, con guitarra y voz improvisando frente al mar.
  15. “Chau, ya casi me voy”: Muy buen cierre. Melodía reconocible, pop si se quiere; y guitarra a pulso marcando el tempo. La letra describe una despedida interminable.

15 Días de Canciones no solo es un ejercicio minimalista desde la espontaneidad; es un recorrido emocional. Un nuevo punto de quiebre en la corta pero fructífera carrera de Lorena Blume, quien parece no querer encasillarse en un único estilo. Solo meses atrás estaba incursionando en el electro –con sus singles “Guerrera” (elegido como uno de los 50 mejores temas peruanos del 2021) y “Mailof”–, pero hoy regresa a la canción de autor. A la canción sincera y personal. ■

Sello: Independiente
Producción: Lorena Blume García
Grabación: Lorena Blume García en Lima, Perú
Masterización: Matías Cella
Formato: Digital