Plug Plug – Humanicomio Terráqueo

Plug Plug
6.5

El nuevo disco de Plug Plug es una reafirmación de principios y un ejercicio de estilo. Grabado poco antes del estallido de la pandemia y tras la salida de quien fuera su baterista en los cuatro previos álbumes, Humanicomio Terráqueo supone una renovación del compromiso del trío peruano con la intensidad y la emoción.

Algunas aristas parecen haber sido pulidas, especialmente en la vocalización exuberante de Garzo y en la estructuración de climas sonoros. “Para siempre” es un ejemplo de ello. Trabajada como un homenaje a la memoria de la etnomusicóloga Chalena Vásquez, madre del bajista Kamilo Riveros, la canción parte desde sonoridades que invocan al lado melancólico de la música andina y que trazan para el grupo un camino algo distinto hacia esos clímax explosivos inherentes a su música.

En “Hasta dejar de ser”, el cuestionamiento existencial de la letra (al igual que todas las de este disco, tan breve como un haiku) está revestido por un despliegue instrumental diversificado, que termina remitiendo al oído a momentos diversos del rock subte ochentero y el ska, además del post hardcore marca registrada de la casa. Este predomina en el disco, ayudando a configurar climas opresivos, como los de “Plastificados”.

En su quinta producción, la banda peruana presenta una reafirmación de principios y un ejercicio de estilo.

De hecho, la mayor parte de las letras –con excepciones como “De la mano”, una canción de amor– describen emociones y realidades terribles, como si Garzo, Riveros y el flamante baterista Antonio Olivera hubieran previsto lo que estaba por venir en el trágico 2020. “All is out of control / Hay gente tirada en la calle / y miras hacia un lado en silencio”, se escucha en “Fuera de control”. Palabras y música duras para un tiempo incierto.

Sello: Independiente
Producción: Plug Plug
Grabación: Ignacio Briceño en Dragón Verde / Antonio Olivera en Buru Estudio / Saito Chinen en Mundano Estudios (Lima, Perú) / Estudio Huaycal (California, EE.UU)
Mezcla y masterización: Jack Shirley en The Atomic Garden
Arte: Garzo